martes, 12 de marzo de 2013

La Escuela de Pacientes: la simbiosis entre el aprendizaje real, el virtual y las experiencias compartidas.


Hoy recibimos un nuevo post sobre 'formación entre iguales'. En esta ocasión  Antonio Jesús (@cuidandoAJR) y Serafín Fernádenz (@cuidandosfs) nos relatan, a través de la historia de Juan y Gregoria, los beneficios que puede aportar el intercambio de experiencias y la formación entre pacientes. ¡Gracias por participar en este espacio! 

Taller de la Escuela de Pacientes 
Aprender de los iguales siempre nos ha parecido interesante. Que Gregoria, una persona con diabetes, pueda recibir formación de Juan, que también tiene diabetes es una experiencia que va mucho más allá del proceso educativo tradicional, ya que, en ese intercambio de información se añaden las experiencias sentidas de uno y otro, y además, cómo afectan las mismas a la salud de cada persona.

Imagino a Juan, contándole a Gregoria, que sintió cuando le dijeron que tenía diabetes, cómo fue la primera vez que se puso la insulina, qué sintió cuando despertó de su primera hipoglucemia.

Por otro lado, pienso en Gregoria, compartiendo con Juan las rutas que hace cada día con sus paseos, sus pequeños trucos para controlar su glucemia, y cómo conserva la insulina que le dan en la farmacia. 

Esta horizontalidad, entendida como la capacidad de aprender el uno del otro, es uno de los principios básicos en el “2.0”. Esa posibilidad de aprender y compartir entre iguales, entre personas que sienten en muchas ocasiones lo mismo y que se ve facilitada gracias a las Nuevas Tecnologías, Internet y las redes sociales. Además, este tipo de recursos también están facilitando la participación ciudadana, otro aspecto básico que ha hecho que la Escuela de Pacientes, sea algo más que unas actividades formativas y una página en Internet.

La creación de un espacio de estas características donde compartir supera las barreras de lo físico para llegar a lo virtual, e incluye posibilidades también para los profesionales sanitarios, que en un determinado momento pueden prescribir un vídeo, un documento, o una receta para cocinar.

Los profesionales hemos de ser conscientes, de que herramientas de este tipo son nuestras aliadas en los cuidados y suponen una oportunidad para aprender. Porque una persona que coge las riendas de su salud, que se informa y quiere informar, que cuenta sus experiencias y comparte las suyas con los demás, no debe ser considerada una amenaza para el profesional, sino que como profesionales debemos pensar que ese es nuestro objetivo: empoderarles, facilitarles las herramientas para que se sientan seguros en lo que hacen con su salud y facilitarles así autonomía e independencia.

Mientras escribimos estas palabras, Juan y Gregoria siguen a lo suyo, contando sus cosas y aprendiendo. Quizás debiéramos aprender de ellos…
-Gregoria: “Mira Manolita, ¿has pasado alguna vez por la Escuela de Pacientes?”
-Manolita: “No, y eso que es…”
-Gregoria: “Un lugar donde podrás aprender sobre tu diabetes y muchas cosas más. Apúntate. También tienen página en Internet. No dejes de visitarla… www.escueladepacientes.es”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada