domingo, 10 de marzo de 2013

La escuela de pacientes, la participación y el aprendizaje.


Miguel Ángel Máñez (@manyez), muy conocido en el ámbito de la Salud 2.0, nos regala hoy un post donde nos plantea, no sólo la importancia que proyectos como la Escuela de Pacientes pueden tener para los propios pacientes, sino también los beneficios que pueden aportar a los profesionales sanitarios. Por ello, aprovechamos la coyuntura para invitarlos a que nos visiten a nosotros y a otras iniciativas similares. Quizás encuentren más de lo que esperan. Gracias Miguel Ángel! 

Siempre que consulto la web de la Escuela de Pacientes de la Junta de Andalucía me entra una duda. Bueno, realmente, consultar la web, sus blogs, los vídeos y las aulas me suele resolver muchas dudas e inquietudes, pero me genera una muy concreta y de difícil respuesta: ¿Quien aprende de quien? Quizás una pregunta de este tipo y a bocajarro puede sonar extraña, pero todo tiene sentido en esta vida, incluidas las preguntas retoricas.

La web de la Escuela de pacientes recoge información útil para pacientes o cuidadores de una serie de patologías prevalentes, como son asma infantil, Epoc, diabetes, insuficiencia cardiaca, cáncer colorrectal, cáncer de mama, etc. Además de recopilar información útil y fiable, incluye numerosas herramientas de promoción de autocuidados tanto desde el punto de vista asistencial (inhaladores, pruebas, diagnósticos rápidos, curas) como de hábitos saludables (recetas, ejercicio, maquillaje, etc.). El hecho de que un enlace se incluya en la web de la escuela ya le aporta un valor adicional: es un enlace revisado, es un enlace que ya ha sido utilizado y que muchos pacientes o cuidadores van a utilizar.

Sin embargo, hasta aquí tendríamos exclusivamente una web, muy trabajada y revisada, pero una web sin más. Y precisamente, la diferencia es el principal valor de la web y los canales 2.0 de la escuela: su capacidad de interactuar, difundir y promover la comunicación entre pacientes y personas interesadas. Ejemplos como la cuenta de twitter (con más de 6000 seguidores), el facebook (con casi 1500 amigos) son conocidos por casi todos. Pero hay más: talleres, vídeos, blogs, videochats, etc. Todo con un objetivo básico: ofrecer, generar y difundir información de calidad acudiendo a las dos fuentes principales, los profesionales y los pacientes.

El hecho de que los pacientes sean los protagonistas, de que la web esté enfocada al ciudadano de a pie, permite que la conversación y la interacción sea constante, y que cada vez más pacientes y cuidadores participen en las actividades online y presenciales. Y volvemos a la pregunta inicial, y es que teniendo en cuenta que el núcleo más importante es la información del y para el paciente y que la web permite saber la opinión del paciente, conocer sus dudas y sus inquietudes en relación con la enfermedad, ¿aprende más el paciente o el profesional?

Es un gran consejo de salud recomendar a los pacientes que visiten la web de la escuela de pacientes y participen en sus actividades. Pero es una obligación que los profesionales la lean, la recomienden y sepan que opinan los pacientes, y que piensan, y que les preocupa. En resumen, y aunque parezca una paradoja, el que más puede aprender de la Escuela de Pacientes es el profesional sanitario. ¿Darán el paso? Mientras esperamos, lo importante es que más gente la conozca y más ciudadanos participen.

Por Miguel Ángel Máñez

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada